sábado, 5 de abril de 2014

La Puerta de la Justicia de La Alhambra

La Puerta de la Justicia revela nuevos datos sobre la Alhambra

La Puerta de la Justicia revela nuevos datos sobre la Alhambra

La lápida fundacional de la puerta desvela una nueva técnica artesana de los nazaríes
La Puerta de la Justicia es la entrada a pie más conocida del conjunto monumental
Las famosas mano de Fátima y la llave que la identifican también han sido restauradas


La Alhambra sigue guardando sorpresas, a pesar de los años y los estudios. La restauración de la Puerta de la Justicia, el acceso a pie más conocido al monumento, ha desvelado una técnica artesanal de los nazaríes hasta ahora sin documentar en la lápida fundacional, cuya inscripción indica la fecha y el día, en 1348 durante la festividad musulmana del nacimiento del Profeta, en que el sultán Yussuf I inauguró dicha entrada.

Se trata de una lápida de mármol de gran tamaño con la inscripción realizada usando piezas de pizarra, una técnica "similar a la taracea", según explicó la responsable del Servicio de Restauración de la Alhambra, Elena Correa. Junto a dicha lápida se sitúa una estatua de la Virgen con el Niño, colocada en tiempos de los Reyes Católicos, a la que se han restaurado los adornos cerámicos de la hornacina. Además, las piezas de pizarra que rodean la Mano de Fátima y la Llave también han sido tratados.

La Puerta de la Justicia, llamada 'De la Ley' en tiempos de los reyes nazaríes, es una de las cuatro puertas de la antigua muralla de Alhambra y su función original era militar, por lo cual es una estructura en 'zigzag' destinada a ayudar a la defensa de la fortaleza si los enemigos lograban derriba la primera puerta. Es también el principal acceso a pie, desde la entrada al conjunto monumental por la calle Cuesta de Gomérez hasta la zona de libre acceso del Palacio de Carlos V y la Plaza de los Aljibes.

La directora del Patronato de la Alhambra y el Generalife, María del Mar Villafranca, presentó las novedades en una rueda de prensa celebrada en el interior de la misma puerta, aún cubierta por andamios para dar los últimos retoques a la restauración. Villafranca explicó a los medios el valor de la Puerta como "ejemplo de la Alhambra como espacio multicultural, donde convive un símbolo de la fe musulmana, como es la Mano de Fátima, con otro cristiano, como es la estatua de la Virgen de Roberto Alemán".

Villafranca celebró también que la limpieza de la lápida fundacional ha servido "para ponerle fecha. No son muchos los espacios de la Alhambra que se pueden datar claramente, y en este caso podemos incluso señalar el día en que se inauguró. La fiesta del nacimiento del Profeta no lo celebran todos los musulmanes, pero los nazaríes sí lo hacían, y en este caso ahora sabemos que Yussuf I eligió ese día para inaugurar la Puerta".

La técnica Elena Correa añadió, mostrando varias piezas de la pizarra restaurada, que se trata de "un trabajo muy minucioso, con materiales muy delicados, en el que hacía falta una gran pericia para trabajar los ángulos de la caligrafía y que hasta ahora nunca se había documentado". Queda aún parte de la investigación, que es "aclarar los colores que se usaron". La lápida estaba sucia más que estropeada, y se sabía que era de piedra pero no su calidad. La limpieza ha permitido aclarar su materiales y que el color uniforme y de tonos marrones que tenía no era el original.

La directora del Patronato añadió también que la Puerta estará "en su máximo esplendor" esta Semana Santa, cuando procesione bajo ella la emblemática Santa María de la Alhambra, una de las hermandades más icónicas de Granada.